Mum_Hojas_20160618

Sinopsis Argumental

Una mujer… tres… todas.

Una rotisería-pueblo-mundo.

Una picadora de carne… de mujer… Nosotras-nosotros?

Las formas de la violencia. La impunidad del silencio. La apatía de la muerte sin sentido. El precio del no te metas. El olor de la conciencia-inerte de la post-ausencia.

Ahora? Nosotras-nosotros sin ellas.

Una mujer-tres-todas.

 

Reseña del Autor

Se trata de una obra de teatro que pone de manifiesto la problemática de la mujer, específicamente la violencia de género.

La obra relata la historia de tres mujeres muertas en estado de “transición” entre la vida y la muerte, que a medida que transcurre van tomando conciencia del calvario vivido producto de haber sido víctimas de violencia de género, la falta de solidaridad y compromiso de la sociedad para con la temática que genera mayor violencia en su invisibilización.

Este simbólico estado de “transición” también podría leerse como un estado colectivo-social de falta de conciencia, naturalización del flagelo y la construcción de una falsa normalidad a pesar de un renovado discurso social que repudia enfáticamente esta práctica.

Desde la construcción de las personajes tipificadas a grandes rasgos como la prostituta, la intelectual y la de corte conservador, se pueden abrir distintas perspectivas desde donde analizar la problemática. Por un lado concebirla como transversal a las distintas clases socio-económico-culturales (si existiera una división clara ahondando en dichos parámetros) donde esta dolencia afecta, en términos de que ninguna mujer está inmune a la violencia de género.

Por otro, lado hay una mirada ideológica en la que se muestra una posición de izquierda representada por la prostituta que aporta una mirada más receptiva sobre una  visión de la mujer autónoma en lo que refiere a sexualidad, pareja y familia, aun siendo la más afectada por la objetificación y jerarquización patriarcal, sea tal vez por la misma circunstancia más dispuesta a accionar sobre lo que la oprime; la intelectual representa el centro asumiendo una posición de conocimiento de sus derechos y discursivamente empoderada pero sin poder aún reaccionar ante el hecho propio; y la derecha conservadora, reprimida y religiosa que no puede concebir ni concebirse desde otra perspectiva que la delimitada por la concepción hombre/mujer simbólica de la religión.

Este último personaje es representado por un actor y pone de manifiesto la femeneidad en el hombre o las características típicamente asociadas a lo femenino, al mismo tiempo que visibiliza la violencia recibida por estas características y por su condición o elección homosexual, generando una gran contradicción interna.

Del trabajo dramatúrgico se puede decir que está construido en tres capas que conviven en simultáneo (zona poética, una costumbrista y un espacio absurdo-cíclico).

De las tres instancias mencionadas, la zona costumbrista donde abundan los relatos banalizados que señalan a distintas mujeres de un pueblo presuntas víctimas de violencia de género, “todos lo sabemos pero de eso no se habla”.

De la zona de textos “circulares” en la que en forma de pregunta-respuesta se asumen alternativamente posturas contrapuestas víctima/victimario, reflexión/necedad, agresión/ternura, provocación/sumisión.

Por último, la zona poética que representa la toma de conciencia y reflexión sobre la problemática, sobre qué tan afectada se encuentra cada personaje, como así también si está dispuesta a modificar esta desigual forma de relacionarse y cómo.

Es importante mencionar que la propuesta no plantea una mirada única o total sino que es una construcción de múltiples partes que definitivamente están vinculadas pero donde no hay un resultado de totalidad sino que refuerza la importancia de la parte… el dramaturgo la plantea como una sinécdoque-teatral donde la totalidad está absorbida por la parte y ésta, como búnker del recuerdo, nos alberga, nos sacude…

Esto hace al relato un tanto más irregular ya que no responde una historia contada de manera lineal pero sí permite a los espectadores, devenidos en nuevos agonista, a la completitud con su mundo, con su recuerdo, con su propia vida.

Ya no es importante la totalidad sino la parte, donde el observador-activo queda atravesado en el silencio de la soledad, de ese ser vulnerable y afectado.

El espectáculo nos propone un salto al vacío, con un importante vértigo con sus imágenes, sensaciones y su particular poética donde ese caos meticulosamente organizado nos desafía, a caminar al vacío sobre el alambre de la temática, de la acción o nuestra opinión, en este aquí y ahora.

MUM – Mujer-universo-Mujer nos roza, implica, interpela y nos suelta justo antes de donde nos permitimos ir.-

El autor plantea: “Quizás el inicio sea el fin o el fin sea el inicio.”

Desde el formato de obra como puesta en escena circular, no se considera al público como espectadores, el público forma parte de la escena, se encuentra involucrado y al mismo nivel/espacio/plano que los actores, se pretende un cambio de rol (lo que sería un espectador convencional) hacia un nuevo agonista que pueda proponer y accionar in situ, ya que la propuesta escénica/temática invita a asumir un compromiso activo que excede el hecho artístico teatral, se invita a la participación a tomar cartas en el asunto.

El final propone una mirada esperanzadora, una oportunidad de cambio en la participación/intervención de la sociedad en su conjunto.

 

Historia del Proyecto

Este un proyecto de investigación teatral que lleva más dos años y medio de trabajo. El inicio del trabajo fue allá por enero del 2013. En sus comienzo la idea era construir un proyecto multidisciplinario, propuesta que se desarrolló durante el primer año de trabajos. Luego el proceso fue desembocando en la idea final como es hoy, un elenco más reducido de tres integrantes. El espectáculo aborda varias problemáticas de la mujer en especial la violencia de género, que nos afecta a todas y todos.

 

Del Grupo

Actores Agrupados viene desarrollando, desde hace más de quince años en Santa Rosa, una canal de investigación sobre la quinta dimensión que es el cambio de paradigma de rol entre el espectador y una nueva faseta de agonista (que elige, participa, se mueve, opina y modifica la parte y el todo de la propuesta).

Agradecimientos a integrantes que pasaron por MUM:

Silvia Zabzuk, Emilia Sapegno, Juliana Gonzalez Carreño, Cecilia Flores, Laura Quintero, Laura Hache, María Gambuli, Jimena Cabello, Rosario Torres, Gabriela Bonavitta, Alejandra (bichi) Saez, Carina Lobos, Ornella Piasso, Vanesa Orfila, Marcia Negrín, Romina Colado, Carolina Festa, Mariela Enriquez, Joana Dalmás, Silvina Datri, Leandro Orfila.

Agradecimientos por la disponibilidad del espacio para los ensayos.

Movimiento de Derechos Humano y el Sindicato de Prensa.

Agradecimiento Especiales

A todas nuestras familias.

 

Protagonistas y su personaje:

MAGALI GIGENA como Mimi

DANIELA MASSOLO como Tati

JOSE PUGNALONI como Beba

 

Staff Técnico:

MONICA ARRIBILLAGA – Realización Escenografica

GUILLERMINA FASANO – Vestuario

JIMENA CABELLO – Efectos Plasticos del Vestuario

JOSE PUGNALONI – Asistencia de Dirección

MARIO DOMINICCI – Asistencia de Producción

FERNANDO BARETTO – Autoría, Dirección, Música Original, Diseño Gráfico, Edición Audio, Diseño Luces, Operación de Luces y Sonido.

Valor de la entrada $150

Valor Anticipadas hasta el miércoles 19 de agosto a $120 llamar al 15549949 ó 15681118