catalinatom_sala_llena

Ante una sala ATTP colmada, catalinatom brindó un show acústico en formato trío, con Juani de Pian en voz, charango y cuatro venezolano; Mauricio Flores en guitarras acústica y criolla y Marcelo Porcel en guitarra acústica, quienes fueron los protagonistas de una actuación impecable y a toda máquina que mostró a una banda en su plenitud musical.

El variado repertorio repasó el disco “Más del barro”, incluyeron también canciones de la primera etapa de la banda que no fueron grabadas, canciones nuevas y algunas que estaban guardadas por ahí, con el agregado a las cuerdas de charango y cuatro venezolano, ambos instrumentos ejecutados por De Pian, reforzando el color folclórico y aumentando la potencia, sin caer en desbordes.

Mientras afuera del teatro sonaba una fuerte lluvia, dentro de la sala no había distracciones, todo sucedía con una mágica química. Del disco «Más del barro» se escucharon “Salamanqueando”, “El vago”, “Milonga a Marga”, “Amargo dulzor” y “La Dancera”. De los clásicos aun inéditos sonaron: “Un alma”, “Entonada paraguaya”, “Tu cárcel” y “Piedras y sal”.
La banda presentó parte de su nueva producción con “Tal mar”, “América” y “Fantasía” y como cierre “Espantapájaros” de Alberto Acosta.

En la noche del sábado quedó a la vista la madurez de estos músicos, quienes eligen tomar riesgos que, por lo que se ve en el escenario, traen interesantes resultados.
Pudimos ver a un Juani de Pian que protegido por su sello personal demuestra ser una de las mejores voces de nuestra provincia y que lejos de sonar reiterado sigue estando en la vanguardia musical.
En este recital, se apreció nuevamente a un Mauricio Flores, quien crea climas estupendos con su guitarra, con muy buen gusto y un estilo que llama la atención.
Y sin dudas, Marcelo Porcel le suma muy buen color al sonido de la banda y está claro que se entiende de manera estupenda con sus compañeros.

Hay equipo
Para lograr una formidable noche, hizo falta un equipo que acompañe a estos artistas y sea parte del espectáculo, cada uno siendo el mejor jugador y jugadora en su posición. El efecto lumínico comandado por Jerónimo fue parte importante del show, brindando el clima justo, que por momentos hacía imaginar que no había un final detrás de las espaldas de los músicos, en donde el detalle fue tenido en cuenta hasta con la suave neblina que aparecía en el azul que bañaba el fondo de la escena.
Trabajaron junto a Jerónimo en las luces: Dario Esevich y «Mencho» Sanchez

Para que nadie se incomode en un recital, es necesario un sonido impecable, y ese logro fue mérito del equipo comandado por Ariel Malizia, en donde se hicieron cargo Mati Riela y Santiago Díaz.
La fotografía y registro fílmico ue mérito de Megafón Producciones, con la mirada de Jorgelina Superi.
Pablo Ferrero comandó la producción ejecutiva y el trabajo de comunicación estuvo a cargo de Leticia Hernando.
Producción general: Sombra de Toro Records y La DobleNelson P&P