cultura_en_red

Viernes 23 y sábado 24 de octubre en Santa Rosa
“Escuela de Cultura Colaborativa”
Seminario gratuito a cargo de Adriana Benzaquen

​La Secretaria de Cultura y Extensión Universitaria realizará el Curso “Escuela de Cultura Colaborativa” los días 23 y 24 de octubre próximos. La iniciativa estará a cargo de la docente Adriana Benzaquen, directora de Cultura Senda (Argentina- Venezuela), una organización especializada en la investigación, desarrollo y formación sobre cultura y tecnologías de red.

El curso está destinado a quienes construyen día a día propuestas autogestionadas y a todos aquellos que quieren aplicar la economía colaborativa a su proyecto: gestores y productores, emprendedores, docentes e investigadores, colectivos culturales, sociales, ONGs, espacios y proyectos autogestionados, activistas, representantes de instituciones públicas y privadas interesados en la promoción de nuevas economías.
La inscripción se realiza en Informes de la Secretaria de Cultura y Extensión Universitaria, en Gil 353, planta baja de 8 a 13 hs o por e-mail a informes@unlpam.edu.ar

El horario del curso será: viernes 23 de 14 a 20hs. y el sábado 24, de 10 a 13 y de 15 a 18 hs.
La propuesta surge por iniciativa del Frente de Artistas y Trabajadores de la Cultura de La Pampa

ESCUELA DE CULTURA COLABORATIVA

En términos de financiamiento, América Latina y Argentina han presenciado varios procesos importantes durante los últimos cinco años: la retirada progresiva de fondos de cooperación internacional, el surgimiento de nuevos mecanismos de financiamiento estatal y un marcado crecimiento de los apoyos por Responsabilidad Social Empresarial.
Pero la mayoría de los mecanismos de financiamiento que hoy existen funcionan por selección, beneficiando a unos pocos y excluyendo a la mayoría. Son pocos los fondos que priorizan o fomentan la creación de iniciativas compartidas, y la disponibilidad de recursos varía enormemente entre las diversas regiones de la Argentina.
En ese contexto vemos surgir nuevos sistemas p2p y una serie de respuestas para compartir en forma directa recursos no monetarios (hospedajes, traslados nacionales e internacionales, equipamiento, formación, etc.).Estas soluciones crean un universo de alternativas para la financiación de proyectos pensadas no desde una lógica de competencia sino de colaboración.
Facilitados en parte por las tecnologías digitales, estos nuevos sistemas de participación y colaboración están transformando hábitos culturales, económicos, comunicacionales y de participación ciudadana.
En nuestro país surgen todos los días nuevos espacios y proyectos culturales, iniciativas que surgen fácilmente pero no saben como mantenerse en el tiempo ni funcionan de forma asociada en circuitos formalizados de compras colectivas, proveedores comunes, gastos compartidos asociados a giras, traslados y equipamientos, etc. Son grandes las necesidades de quiénes comienzan a trabajar –en muchos casos- sin una estrategia de sustentabilidad clara, sobre todo si no se incorpora el trabajo en red como parte de la estrategia de sustentabilidad económica.
Si bien la Universidad ofrece en diversas ciudades formaciones especializadas en gestión cultural, hay otros espacios de aprendizaje igualmente valiosos, derivados de la experiencia y en constante actualización que la Escuela de Cultura Colaborativa propone socializar y abrir a nuevos públicos. De esta manera, se espera mostrar el impacto y potencial de las nuevas economías colaborativas. Este sistema de trabajo es pedagógico, porque permite conocer nuevas lógicas de trabajo, valorar recursos y procesos de intercambio no monetario y profundizar la disputa conceptual por otras lógicas de construcción.

El objetivo de este seminario de Cultura Colaborativa es poner en relación los mecanismos de apoyo directo monetarios y no monetarios ya existentes. Colocar estos mecanismos en relación sistémica es facilitar los procesos de economía, autogestión e intercambio entre pares con el fin de optimizar esfuerzos y facilitar el acceso a los recursos disponibles (tanto tangibles como intangibles).

RESUMEN DEL PROYECTO

La Escuela de cultura colaborativa propone una formación dirigida a espacios y proyectos culturales, vinculando a sus protagonistas con sistemas innovadores, simples y accesibles que nos permiten sumar otras tecnologías colaborativas y de red a la mirada sobre la sustentabilidad.

La Escuela combina actividades y contenidos diversos pensados para compartir conceptos actuales, pensar el futuro de las prácticas sustentables y compartir herramientas de trabajo, porque pensar la sustentabilidad de un proyecto es pensar en mucho más que dinero y en cómo sostenerse a lo largo del tiempo.

Conocer el mundo de la economía colaborativa permite mejorar la gestión de procesos colectivos y a conocer nuestro kit de herramientas para proyectos de todo tipo: sistemas de financiamiento, micro préstamos entre pares, alojamientos solidarios, estrategias de movilización y participación, oficinas compartidas, difusión –entre muchas más-.

Antecedentes de
ADRIANA BENZAQUEN

Directora de Cultura Senda (Argentina- Venezuela), una organización especializada en la investigación, desarrollo y formación sobre Cultura y tecnologías de red.
 Desde 2004, identificamos y experimentamos nuevas maneras de impulsar proyectos colaborativos en Latinoamérica, facilitando el trabajo de grupos, redes e instituciones públicas y privadas.
Desde 2011 impulsamos la plataforma Cultura de red, un espacio dedicado a promover la cultura colaborativa y la articulación de experiencias culturales a nivel continental. En 2013 creamos Minka, la primera red latina de economía colaborativa, una red de personas y colectivos interesados en difundir, aprender y articular experiencias de economía colaborativa. Minka organiza desde 2014 la Semana mundial de la economía colaborativa en más de 12 países y 40 ciudades.

SOBRE MINKA

En América Latina, Minka es la red que reúne personas, grupos y organizaciones interesadas en difundir, aprender y articular experiencias de economía colaborativa. En Minka trabajamos para que cada vez más personas puedan: acceder a herramientas y soluciones colaborativas de todo el mundo, aprender sobre economía colaborativa, Intercambiar experiencias con otros protagonistas de la economía colaborativa, mejorar la sustentabilidad de ideas y proyectos y acelerar el cambio cultural, porque otros mundos son posibles, y nos necesitan a todos.